Argumentos
Acis y Galatea

Galatea había desarrollado un enorme afecto por Acis, un pastor que vivía cerca de ella. Ambos estaban enamorados. Sin embargo, Polifemo, uno de los más horribles gigantes, también estaba locamente enamorado de ella.
Un día, Acis y Galatea se encontraban paseando por el mar cuando vieron que se acercaba Polifemo, quien gimió de desesperación. Galatea, para no provocar la ira del gigante, se escondió bajo el agua, mientras su amado Acis huía y se ocultaba entre unas cañas.
Polifemo, poseído por la ira, encontró a su rival y le dio muerte. Al descubrir Galatea lo sucedido, se llenó de tristeza, y Zeus, para evitar que su sufrimiento continuara por más tiempo, decidió convertirla en una fuente, y a su amado, en un río, que sigue aún fluyendo en la región de Sicilia, Italia, como muestra de la perseverancia de su amor por Galatea.

Independencia 3721 1º C (C1226AAC) Buenos Aires - Tel.: 5263 - 0323 - info@avantialui.com.ar